02 mayo 2010

Diferencias entre ser Agnóstico y ser Ateo

Uno de los "argumentos" que con más frecuencia he escuchado por parte de algunos creyentes que cuestionan el ateísmo es: "para ser ateo se requiere más fe que para ser creyente" o "no puedes probar que dios no existe, por lo tanto tu postura es errada".  Por eso, otras personas no creyentes se auto definen como "agnósticas" queriendo decir con ello que no son "totalmente" ateos.  Pues bien, veamos el significado estricto de los términos.  Para ello me ayudaré del siguiente gráfico, tomado de Freethinker:

En el eje horizontal están las creencias. El ateo (literalmente, sin dios) no cree en ningún dios, mientras el teísta cree en uno o varios dioses.  El teísmo suele diferenciarse del "deísmo" pues en el segundo caso la creencia deriva más de la convicción personal que del marco dogmático de alguna religión, y se piensa que dios no interactúa con el universo creado.

En el eje vertical encontramos las posturas frente a la posibilidad del conocimiento. El agnóstico (sin conocimiento, literalmente) considera que no es posible saber si existe un dios; el gnóstico en cambio piensa que sí es posible saber si dios existe.

Estamos hablando, por una parte, de lo que creemos y por otra de lo que sabemos.  Por lo tanto es posible ser Agnóstico y Ateo al mismo tiempo: "no sé si exista dios pero creo que no existe". De hecho, la mayoría de ateos son agnósticos.  También se puede ser Ateo y Gnóstico: "no creo que dios exista y sé que no existe.  Esta postura es mucho menos común.  Y claro, también habrá Teístas Gnósticos -postura más frecuente- y Teístas Agnósticos -postura menos frecuente-. ¿Es ilustrativo este esquema?

Para más aclaraciones sobre los detalles de las posibles combinaciones entre posturas extremas, pueden visitar este post (en inglés).