21 enero 2009

Cuba: 50 años después

Che_Fidel El 1 de Enero de este año (2009) se conmemoraron 50 años de la Revolución Cubana.  Los éxitos y desaciertos del proceso no han dejado de ser temas polémicos, discutidos por entusiastas y detractores, años después de la Guerra Fría y la desintegración de la Unión Soviética.  La lucha contra la "amenaza comunista" no ha perdido vigencia y se traduce en procedimientos como el embargo económico, ilegítima forma de opresión que el tiempo no ha conseguido subsanar, pese a que en los momentos actuales no existe un "peligro" real de que el socialismo cubano intervenga en la "democracia" del resto del continente.
 
Los grandes logros de la Revolución Cubana se encuentran en el área social: los niveles de calidad en servicios de salud y educación superan a todos los países americanos.  El fenómeno, entre nosotros cotidiano, de los "niños de la calle" es inexistente; el 100% de los niños y adolescentes van a la escuela.  La eficacia del sistema nacional de salud se pone en evidencia en la esperanza de vida, la tercera más alta del continente: 76 años para los hombres y 80 para las mujeres.  La Defensa Civil cubana ha sido ejemplo a seguir en los procesos de evacuación y recuperación durante y después de las catástrofes naturales que han azotado a la isla: tres ciclones trajeron como resultado apenas 7 muertes, contrastando con los centenares de víctimas que similares fenómenos produjeron antes de 1959.  La violencia social es prácticamente nula, la inseguridad ciudadana, ínfima.
Fidel_Che2
En la otra cara de la medalla, los disidentes del proceso revolucionario consideran que los derechos civiles y políticos, y las libertades fundamentales, se han visto seriamente afectadas durante los 50 años de Revolución.  En el ocaso de uno de los líderes más fascinantes de la historia, Fidel Castro, la opinión mundial pone en tela de juicio, más que nunca, la perdurabilidad del modus vivendi cubano. No se puede negar que el país enfrentará grandes retos en los años venideros, y el futuro dependerá ciertamente de las políticas que vaya implementando el gobierno de Raúl Castro. La reciente elección presidencial de Barack Obama podría, según dicen, comportar nuevos enfoques para las relaciones entre los dos países.  Dentro de la propia Cuba, jóvenes políticos discuten el avance hacia la construcción de un verdadero socialismo, menos estático, más evolutivo, que sepa aprovechar el potencial cultural y político que se ha desarrollado en los ciudadanos, que los involucre en la gestión pública para que estos reinventen y hagan práctica la ideología.
 
Yo, siempre recuerdo lo que, sobre sus viajes, contaba mi viejo profesor de Historia del Derecho: "en Japón, la gente siempre tiene expresión molesta, en la sierra ecuatoriana, todos parecen estar tristes, en Cuba... la gente sonríe, ampliamente, todo el tiempo".