04 noviembre 2010

El costo de comer carne

El documental holandés Meat the Truth, de la fundación Nicolaas G. Pierson, difunde un enfoque distinto acerca de los costos de la industria de la carne y la ganadería. No lo hace tanto desde el trato ético para los animales sino más bien desde la perspectiva de los costos ambientales y económicos que tiene el elevado consumo de carne en los países occidentales.

La versión internacional del documental cuenta con la conducción de la parlamentaria holandesa Marianne Thieme, líder del primer partido político por la defensa de los animales que ha llegado a formar parte de un órgano legislativo. Ella expone información científica y estadísticas que indican, por ejemplo, que el 18% de la emisión de gases de efecto invernadero corresponde a la agroindustria, frente a un 13% correspondiente a los vehículos -el principal problema según la mayoría de la gente-. Lo que sucede es que el aparato digestivo de los rumiantes es un sistema muy complejo que libera gran cantidad de gas metano hacia la atmósfera (una vaca promedio produce 700lt diarios de metano), mientras la población de ganado vacuno en el mundo se multiplica cada día. De hecho, se considera que una sola vaca produce tantos gases contaminantes en un año, como un auto que ha recorrido 70,000 km -lo suficiente para dar una vuelta y media a la Tierra-. Por otro lado, la mayor parte de los cereales cosechados en el mundo, no son consumidos por seres humanos sino por el ganado. Se necesitan aproximadamente 7k de cereales para producir 1k de carne, lo que ha llevado a la destrucción de bosques y selvas para reemplazarlos por plantaciones de cereales. Brasil es el primer exportador de soya en el mundo, a costa de la destrucción de la amazonía y el Cerrado.

Mientras en los países más pobres del mundo hay serios problemas de hambruna y desnutrición, la mitad de las cosechas de trigo en el planeta se destinan a la alimentación del ganado. Se necesitan más recursos y energía para producir protenía animal, que para producir proteína vegetal (diez veces más terreno por ejemplo). ¿Por qué no nos enteramos de estos datos? En gran parte, por los compromisos políticos existentes a nivel de la agroindustria. El documental "Una verdad incómoda" del ganador del Nóbel, Al Gore, es duramente criticado por no abordar una problemática tan significativa.

La conclusión del documental es que comer carne se constituye en una de las actividades más peligrosas para el medio ambiente, al ser una de las principales causas para el calentamiento global; peor aún que conducir un vehículo o abordar un avión. Si bien hay referencias al extremo sufrimiento animal en las granjas industriales -mutilaciones y hacinamiento principalmente*-, lo novedoso de este trabajo es que ataca un aspecto muy poco difundido en otras campañas que promueven un menor consumo de carne. Se nos informa, por ejemplo, que si en en EE.UU. se dejara de comer carne un sólo día a la semana, el resultado sería el equivalente a sacar de circulación 500,000 automóviles. Además, contiene material ilustrativo y didáctico en forma de animaciones y canciones, que seguro nos hará reflexionar sobre nuestra responsabilidad, ya que pequeños cambios de comportamiento pueden revertirse en enormes beneficios para nuestra calidad de vida y la de nuestros hijos.

Documental Meat the Truth subitulado en Youtube.

*Para mayor información sobre la crueldad de la industria granjera, referirse al documental Earthlings.