24 febrero 2010

Películas: Precious (Preciosa)

La popular conductora de talk shows, Oprah Winfrey, es la productura de una película que definitivamente supera la calidad de sus programas. Precious (2009), basada en la novela "Push" de Sapphire, cuenta la historia de Clareece Precious Jones (Gabourey Sidibe), una adolescente afroamericana, obesa, analfabeta, y embarazada de su segundo hijo, producto de las violaciones sufridas, perpetradas por su propio padre.  

Precious sueña despierta y siempre quiere ser diferente: alta, blanca, delgada, con el cabello largo.  Desea tener un novio blanco y está enamorada de su profesor de matemáticas.  Ha llegado al noveno grado con buenas calificaciones, pero sin haber aprendido nada.  En casa, su madre (Mo'Nique) abusa verbal, física y sexualmente de ella, la obliga a comer cantidades enormes y la acusa de haberle quitado a su hombre.  Su primera hija, Mongo (forma corta de mongoloide), que padece síndrome de Down, vive en casa de su abuela.  Su vida cambiará cuando, por estar embarazada, la expulsen de su colegio para enviarla a una escuela alternativa, donde conoce nuevas compañeras y una maestra que le cambiará la vida enseñándole a descubrir la belleza genuina.

Los recursos utilizados por el director Lee Daniels son creativos, simples y precisos, aunque quizá un poco repetitivos; la imaginación de la protagonista, colorida y plena de formas y luces, se intercala con la realidad más opaca de Harlem, el barrio neoyorquino en el que vive, y con la oscuridad del departamento que comparte con su madre.  La imaginación es el arma para sobrellevar las desgracias: glamorosos vídeo-clips, autógrafos en la alfombra roja, visitas de un apuesto galán mulato, son escenas que Precious utiliza como escudo, ante la violencia que vive cada día, para abandonar su propio cuerpo.

La cantante Mariah Carey aparece en un rol secundario, el de Miss Weiss, la trabajadora social que ahonda en la vida de la protagonista, descubriendo el lado más cruel de su pasado y la burda indiferencia de su madre.  También veremos a Lenny Kravitz, en el papel del enfermero que atiende el parto de Precious. Hacia el final de la película, Precious se entera de que su padre la ha contagiado de SIDA, pese a lo cual, busca seguir adelante y criar a sus hijos.

En el Festival de Sundance, la película ganó el Premio de la Audiencia y el Premio del Gran Jurado al mejor Drama, así como un premio especial del jurado a la actriz secundaria Mo'Nique. En el Festival de Cine de Toronto, obtuvo el premio del Público.  Precious no es una película para divertirse despreocupadamente.  Es una cinta en la que las desgracias se acumulan y aplastan al expectador debilitándolo y sacudiéndolo con un guión frontal, que no escatima en diálogos fuertes y frases duras, para introducirlo en la cruda realidad que retrata.  ¿Sobrepasa la frontera entre el realismo y el amarillismo?  Quienes la vean llegarán a sus propias conclusiones.