18 marzo 2009

La realidad es sólo una simulación

computer simulation Entre esas ideas que nos parecen extrañas pero posibles, una que me ha llamado siempre la atención es la posibilidad de que ahora mismo, lo que llamamos "realidad" no sea más que una simulación de computadora.  Según el profesor de Oxford, Nick Bostrom (en cuya página encontraremos interesantísimos ensayos científicos), es muy probable -casi con certeza matemática, según él- que al momento no exista tal cosa como el "mundo real", sino una inmensa simulación de computadora creada en un momento del futuro en que un sistema informático podrá simular todos los cerebros humanos que existen, es decir, seres humanos conscientes (sí, en este punto es inevitable recordar la película The Matrix).
 
Si no creemos, dice el profesor, que es posible que actualmente estemos viviendo en una simulación, tampoco tendríamos derecho a pensar que en algún momento del futuro seremos capaces de recrear la inteligencia artificialmente.  Las hipótesis de Bostrom se conocen como "Argumento de la simulación". En palabras más simples, nuestro cosmos no es más que el hobby de una inteligencia superior (¿a la que llamamos dios?), en palabras de John Tierney del New York Times; tal como ocurre en uno de mis juegos favoritos, "The Sims" o en "Second Life". De hecho, a diferencia de lo que sucede en The Matrix, desconectarse no sería posible, ya que el cerebro humano no es más que una red de circuitos  y no existe una reserva de cuerpos físicos suspendidos como en la película. Supongamos que las posibilidades dentro de un vídeo juego son mucho más realistas, que las variables posibles del juego son prácticamente las mismas que las de la vida real. ¿Cómo podrían, nuestros personajes creados, diferenciar o llegar a comprender que son parte de un juego de vídeo controlado por alguien más? Yendo un poco más lejos, así como en nuestra dimensión existen juegos que simulan la realidad, el diseñador de la simulación en la que vivimos bien podría ser a su vez una simulación creada por una inteligencia aún más avanzada.
 
sims2El argumento, que se basa en la creencia de que los avances tecnológicos llegarán a un nivel en el que la inteligencia artificial de las computadoras supere todas las posibilidades de la inteligencia humana, me recuerda al maravilloso cuento de ciencia ficción, "La última pregunta", de Isaac Asimov -lectura muy recomendada- en que tras millones de años, desaparecida la raza humana, todo lo que existe es una súper computadora con la habilidad de volver a crear el Universo. Se me vienen a la mente  también los avances actuales en inteligencia artificial: pensemos en los simpáticos chatbots, cada vez más cerca de pasar el test de Turing. En Jabberwacky se ofrece la posibilidad de crear un chatbot personalizado a nuestra "imagen y semejanza" para que "piense" y se exprese según nuestra personalidad. Quizá en algún punto podremos, suministrando la información suficiente, "resucitar" a alguno de nuestros ancestros, o recrear a un personaje legendario como Alejandro Magno o John Lennon. Finalmente, en otro momento de la reflexión, recuerdo que cuando hace varios años  vi la película "The Truman Show" pasé varios días preguntándome si toda mi vida no sería un programa de televisión elaborado para el entretenimiento de otros, en el que todos, menos yo, saben lo que está ocurriendo (eso explicaría la singularidad de mis aventuras y peripecias).
 
Si nada fuera real ¿debería importarnos un poco nuestra existencia o nuestra conducta? ¿Tiene una simulación perfecta el mismo valor de la realidad, al punto de ser genuinamente "real"? Quizá el argumento de la simulación es tan sólo una manera más creativa de explicar la naturaleza del Universo: para Robert Hanson, en todo caso, deberíamos esforzarnos por ser lo más interesantes que podamos, asegurando así que nos vuelvan a utilizar en la siguiente simulación.