05 febrero 2009

Testigos de Jehová: La Atalaya te vigila

atalaya La Cienciología ha sido cuestionada y proscrita en varios países, como organización perpetradora de estafas, según comentamos en otro artículo.  En nuestro medio, las prácticas de sectas como "Pare de Sufrir" son muy sospechosas.  Sin embargo, y aunque no soy creyente, considero que las íntimas convicciones de quienes viven su religión con honestidad, merecen respeto y consideración. Lo frustrante es que muchas veces dicho respeto no es recíproco: uno se cuida de hacer bromas y mide su vocabulario para no ofender a los creyentes, pero estos, no solamente no se preocupan de que algo pueda o no ofender a quienes no compartimos sus dogmas, sino que muchas veces invaden nuestro espacio en procura de administrar por la fuerza una dosis de doctrina. Me refiero, concretamente, a los Testigos de Jehová.
 
Los Testigos de Jehová, antes llamados Estudiantes de la Biblia, no son considerados secta, aunque parece que bien podrían serlo. Se trata de una organización religiosa de carácter  "restauracionista", pues promueve un regreso a las formas de vida de los primeros cristianos del siglo I.  El fundador del movimiento inicial fue Charles Taze Russell, quien impulsó las primeras publicaciones de la revista que hoy conocemos -la mayoría la hemos recibido alguna vez en nuestras casas- como Atalaya.  La doctrina de los Testigos de Jehová tiene a la palabra de Dios -la Biblia- como máxima autoridad, y rechaza la idea de que Jesús murió en una cruz, razón por la cual este símbolo cristiano se encuentra ausente de su iconografía, ya que ellos consideran que la agonía se produjo en una sola columna de madera.
 
En fin, confieso que no tengo un verdadero interés en profundizar en las creencias de la sociedad "watchtower" -atalaya en inglés-. Lo que llamó mi atención fue haber dado con algunos sitios Web gestionados por "ex testigos", en los cuales se denuncian prácticas y particularidades que vale la pena revisar:
  1. Transfusiones de sangre: siguiendo las enseñanzas contenidas en Levítico 17:10-12 y Hechos 15:28, 29 (vaya usted a saber qué dice ahí), los testigos de Jehová no permiten las transfusiones de sangre. En esta página se muestra una de las portadas de la publicación ¡Despertad! en que aparecen varias fotos de niños fallecidos por no haber recibido transfusiones. ¿Macabro? A mí me sobrecoge. Y lo infinitamente contradictorio es que, según leo, siguiendo una línea de aparente racionalidad, los testigos de Jehová no creen que los infantes deban ser bautizados porque no tienen un criterio formado como para decidir si acogen o no las prácticas de la religión de sus padres. Eso no impide, sin embargo, que estos puedan decidir quitarles la vida.biblia
  2. Predicciones Fallidas: Jesucristo debía aparecer en 1874, de acuerdo con Russell, quien indicó que había llegado en forma invisible y señaló después que la fecha de su venida final era 1914 en que debía darse el Armagedón, pero nadie lo vio. Los sucesores de Russell predijeron distintas fechas para el fin del mundo y ninguna se hizo efectiva.  Actualmente se habla del año 2034. Si vivo para entonces les contaré en este mismo blog. 
  3. Prohibición de participar en eventos y organizaciones políticas: desde mi parcial punto de vista esto es atroz, pero además es la negación de un derecho fundamental reconocido por la constitución y los tratados internacionales. El hombre es un "zoon politikon", como dijera Aristóteles, si no nos involucramos en el acontecer ciudadano, en la realidad nacional, en nuestra propia circunstancia laboral y cultural, ¿de qué vida estamos hablando? ¿Toda la existencia tiene que transcurrir dentro de las paredes del Salón del Reino y leyendo las Sagradas Escrituras? Resultados: noticias como ésta. De otro lado, a los testigos de Jehová también se les prohibe saludar a la bandera nacional o ponerse de pie para entonar el himno.
  4. Prohibición de usar pantalones para las mujeres y de llevar bigote y cabello largo para los varones. Me gustaría que alguien me explique la razón de ser de estas imposiciones, ya que, por principio general, lo que no hace daño a otro no tiene por qué ser restringido.  En mi caso, si me prohibieran llevar pantalón, mi closet ser reduciría a dos prendas. Además, veo que en las Atalayas se representa a Jesús con barba y profuso bigote. Eso sí, caucásico y con el cabello bien recortado.
  5. Prohibición de ser artista y practicar deportes, ya que estas actividades paganas no ensalzan a dios, promueven el individualismo y el nacionalismo y ponen a los seres humanos a competir. Ni hablar de seguir las Olimpiadas o ser fanático de algún equipo o banda de rock. Me quemaré en las llamas del infierno, donde seguramente encontraré a Ozzy Osbourne y King Diamond.
  6. No se pueden hacer celebraciones, están prohibidas las fiestas de cumpleaños, y ni siquiera se puede festejar la Navidad. Qué triste manera de desperdiciar todas las posibilidades de recibir regalos que se presentan durante el año. Y por si fuera poco, fumar tabaco es castigado con la excomunión. Otra razón más para confirmar que arderé en las llamas del infierno.
  7. Algo sumamente paradójico, me parece, es la prohibición de participar en campañas de caridad. Los testigos de Jehová sólo pueden ayudarse entre sí. Nada de colaborar en colectas humanitarias para la cirugía de un niño de bajos recursos o comprar boletos para rifas de solidaridad. Por supuesto, les está prohibido adquirir billetes de lotería y otros sorteos.  El sectarismo se acentúa con la prohibición de trabajar directa o indirectamente para una organización religiosa que no sea la propia. Si a un testigo de Jehová le ofrecen el empleo de conserje de la Curia, tendrá que rechazarlo por más que este sea el único sustento posible para su familia.

Navegando por allí, fui a dar incluso con blogs que hablan de encubrimiento de pederastia por parte de la sociedad Watchtower; acusaciones que no se pueden tener por veraces antes de contar con sentencias firmes, pero que cuando menos, preocupan.  Por otra parte, conforme leo en este blog, las editoriales de la Watchtower Society están entre las más lucrativas del mundo, cosa que no sorprende, tomando en cuenta que ninguno de los vendedores de biblias y folletos a nivel mundial recibe pagos, que están obligados a comprar y distribuir el material con el que predican, y que la producción anual de revistas y libros alcanza niveles astronómicos.  Una vez más, el dinero como móvil de las más destructivas maquinaciones humanas. Tengo que recordar, nuevamente, como mecanismo de defensa para no amargarme al punto de provocarme úlceras, el fino y negro humor con que Les Luthiers abordan el tema, en su sketch "El Sendero de Warren Sánchez". Disfrútenlo Aquí.
 
Enlaces: