01 diciembre 2008

Cienciología, ¿religión, negocio u organización criminal?

scientology1 De cuando en cuando las revistas de farándula y los tabloides hablan la Cienciología (Scientology), ya que varios mimados del jet set, entre ellos John Travolta, Tom Cruise y su esposa, Katie Holmes, han asumido este sistema de creencias como eje central de sus vidas. Fundada por el escritor de ciencia ficción L. Ronald Hubbard, la Iglesia de la Cienciología asegura tener el poder de proporcionar herramientas de probada efectividad para llevar el equilibrio y la felicidad a la vida de sus seguidores; pero todo tiene un precio, y en este caso no se trata de cantidades simbólicas. En países como EE.UU. y España está  legalmente reconocida como religión.  En Francia, se la considera secta y ha sido perseguida por estafa. En Bélgica se la investiga como organización potencialmente peligrosa.  En Alemania se la llama "empresa comercial con una historia de aprovecharse de individuos vulnerables".  Incluso en EE.UU., después de algunas auditorías, había perdido el estatus de organización con fines religiosos y caritativos, calidad que recuperó misteriosamente años después. La Cienciología ya está llegando a los países latinoamericanos.  ¿Qué prácticas propone y por qué es arriesgado etiquetarla como religión? 
 
La Cienciología se autoproclama "filosofía aplicada", y se define como "el estudio y tratamiento del espíritu en relación a sí mismo, a los universos y a otra vida". Sin embargo, son básicamente dos las críticas más importantes por las que se cuestiona la buena fe de esta organización: los altísimos precios que cobra por sus servicios espirituales (un curso intensivo puede costar unos 2000 dólares), los cuales incluyen la venta de aparatos de "tecnología de punta" que sirven para detectar desequilibrios en la armonía vital (todas las técnicas están protegidas por las leyes de propiedad intelectual e industrial). Ante ello, los representantes de este Iglesia responden que es sano y justo compensar el bien recibido; y, por otro lado, se cuestiona la prácticamente nula tolerancia que exhibe hacia desertores y hacia quienes critican sus procedimientos, pues se ha visto envuelta en numerosos pleitos judiciales y extrajudiciales contra sus opositores.
 
dianetica La mayoría de los principios que integran el sistema de creencias de la Cienciología son secretos que no pueden ser revelados sino a sus miembros; no obstante, parece que la idea central en que se basa la filosofía cienciológica es una leyenda, según la cual, un antiguo emperador intergaláctico llamado Xenu raptó a todos los habitantes de la tierra, hace millones de años y luego de despojar a los cuerpos de sus almas (thetans), implantó en ellas la idea de Dios y de Satanás. Las almas se agruparon y fueron formando lo que hoy somos los seres humanos, verbigracia, cada uno de nosotros tiene en su interior miles de almas atormentadas. Las teorías que precedieron a la Cienciología fueron publicadas bajo el nombre de "Dianética" por Hubbard, y  fueron difundidas desde los años 40. Actualmente han sido absorbidas por la Cienciología.  Los métodos de la Dianética, según dicen quienes la entienden, son efectivos para curar afecciones como la depresión e incluso las adicciones.  Según la Dianética, el dolor físico y mental se graba en las células de nuestro organismo, formando allí un almacén. Por lo tanto, el dolor, además de un recuerdo, es también una herida; y la grabación de este dolor se conoce como el "engrama". Es necesario purificarse de los engramas, siguiendo los métodos progresivos de la Dianética, para alcanzar la liberación. La Cienciología rechaza, además, todas las prácticas de la Psiquiatría, por considerarlas ineficaces y creadoras de dependencia de los psicofármacos. Adicionalmente, la Cienciología recomienda alejarse de quienes no profesan las mismas creencias, para evitar ser contaminado.
 
La vida de Hubbard constituye otra polémica, pues la biografía oficial que la Iglesia de la Cienciología difunde, no suele coincidir con otras biografías elaboradas, las cuales sostienen que la formación académica del escritor fue más bien precaria, pues no habría cursado más que un par de años de estudios superiores.  La biografía oficial dice, también, que Hubbard es un héroe de la II Guerra Mundial, mientras los documentos indican que en realidad nunca combatió.
 
Más allá de lo disparatadas y hasta pintorescas que puedan parecer las propuestas Cienciológicas, esta "Iglesia" sigue ganando adeptos en todo el mundo.  Pero sus métodos retóricos y judiciales no han sido suficientes para acallar a quienes se consideran víctimas de la Cienciología, como los familiares de Lisa McPherson, quien muriera luego de haber sido privada de atención médica, por sus compañeros cienciólogos.  Si bien es cierto que es necesario ser respetuoso de las creencias de los demás, me parece que la Cienciología ha rebasado los límites, convirtiéndose en un negocio inescrupoloso sin ninguno de los objetivos espirituales que proclama.  Muy similar al caso de la llamada Iglesia Universal del Reino de Dios, conocida como "Pare de Sufrir" en Latinoamérica.
 
 
Enlaces: