12 noviembre 2008

¿Existió un Jesús histórico?

Hagiasophia-christ A raíz del artículo sobre George Carlin y el aborto, gracias a un comentario de Alita fui a dar con Zeitgeist, documental de Peter Joseph de difusión exclusiva a través de Internet, en Google Videos. La obra plantea múltiples preguntas sobre los absurdos del presente y relaciona la injusticia reinante en todas las esferas de las sociedades actuales, incluida la esfera de la Iglesia, con las políticas monetarias impuestas desde las altas esferas de poder. Para esto, la primera parte del vídeo efectúa un análisis histórico de la religión cristiana y encuentra la raíz de su simbología e iconografía, en la antigua civilización egipcia. Tras comparar las alegorías judeo-cristianas con las de otras religiones antiguas, se llega a la conclusión de que el cristianismo no es más que una "parodia" del sistema de divinidades egipcio, y finalmente se afirma, que Jesús, como personaje histórico, no existió jamás.

Lo que se conoce sobre Jesús está basado prácticamente en su totalidad en la tradición cristiana y los textos bíblicos. Los estudiosos coinciden en que la biografía de Jesús sufrió importantes alteraciones en los evangelios ya que su objetivo era la apología y la propaganda religiosa. Por otra parte, contienen varios errores cronológicos y geográficos: recordemos que todos los evangelios fueron escritos años después de que Jesús muriera y en los escritos de San Pablo, que vivió en la misma época, no hay detalles sobre la crucifixión o los milagros. No existe ningún tipo de evidencia arqueológica que demuestre la existencia de este personaje -salvo quizá la piedra de una tumba que menciona a "Santiago, hermano de Jesús"- y tampoco existen testimonios de testigos presenciales de su vida. El único historiador de la época que lo menciona directamente es Flavio Josefo, aunque no se refiere ni a los milagros y mucho menos a la resurreción; además, la autenticidad de los manuscritos ha sido seriamente cuestionada, pues se piensa que los párrafos en aludidos fueron agregados posteriormente por parte de escribas cristianos.


mithra Pues bien, si el personaje al que llamamos Jesús, figura central del cristianismo, no existió realmente, surge la pregunta ¿cuál es el fundamento histórico de la aparición del cristianismo? Los historiadores que niegan la existencia de Jesús lo consideran más bien una importante figura simbólica que recoge las creencias de varias religiones antiguas basadas en la observación de los astros y en sus ciclos, es el "más moderno de los mesías solares", a decir del documental Zeitgeist. Jesús sería la versión hebrea de lo que para los hiundúes fue Krishna, para los egipcios, Horus (que representó al sol antes que Ra) o para los persas, Mithra. Tanto Horus cuanto Mithra nacieron de una virgen el 25 de diciembre, fueron adorados por tres sabios que seguían a una estrella brillante, tuvieron 12 discípulos, realizaron milagros, fueron crucificados y resucitaron al tercer día, correspondiendo estas alegorías a las siguientes motivaciones astrológicas:


La virgen: se trata de la constelación de Virgo, en cuya casa se ubicaba el sol durante la era en que aparecieron estos mitos. Se conoce también como la "casa del pan", literalmente, Belén.
3 sabios siguiendo una estrella: son las 3 estrellas del cinturón de Orión que se alínean con Sirio y apuntan al lugar en el que nace el sol el 25 de diciembre.
12 discípulos: se refiere a las 12 constelaciones del zodíaco, que el sol recorre.
Muerte por 3 días: se refiere al solsticio de invierno, pues su llegada coincide con el acortamiento de los días, que simboliza el proceso de la muerte. El sol llega a su punto más bajo el 22 de diciembre.
Crucifixión: Mientras permanece en su punto más bajo, el sol reside junto a la constelación de la Cruz del Sur.
Resurrección: Luego de tres días de dejar de moverse hacia el sur, el sol se mueve hacia el norte con lo que se alargan los días y se prepara la llegada de la primavera.


Conviene aclarar que esta entrada no tiene por objeto desmerecer las respetables creencias y la fe religiosa de los cristianos honestos, que necesariamente son parte de mi vida y mi cultura aunque yo no sea religiosa. Sin embargo, ¿no son los cuestionamientos el inicio del camino hacia la libertad del pensamiento? ¿No sienten, cuando sus más fervientes creencias son puestas en tela de juicio, una suerte de cosquillas en la cabeza?



Enlaces: