28 julio 2008

Mtv Latino: el rock que no es rock

Una hora viendo Mtv Latino puede ser suficiente para matar más neuronas que en una noche de alcohol o marihuana. Por una parte, dos tercios de la programación ni siquiera son sobre música: consisten en un montón de realities basura que banalizan las relaciones humanas y se aprovechan del potencial comercial de el esnobismo. Lo que es peor, sin embargo, es que los pocos segmentos dedicados a la transmisión de vídeos, tampoco son musicales, entendiendo a la palabra música en su acepción de

4. f.Arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos, o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite, conmoviendo la sensibilidad, ya sea alegre, ya tristemente (Diccionario de la RAE).

y mucho menos de "rock" aunque ninguna de las "bandas" esté dispuesta a asumir su condición pop y además, mercantil. Veamos algunos ejemplos recurrentes en las transmisiones de la mentada "Music Television":

  1. Panda: éste es su nombre, aunque siguiendo la moderna corriente de destrucción idiomática, estos mexicanos escriben: "pxndx" (¿pronunciado pcsndcs?). Con demandas por plagio a cuestas, la agrupación se cataloga a sí misma como "rock punk alternativa", y la verdad es que sólo siendo muy permisivos podríamos decir que se trata de "pop punk", ya que carecen de la posición anti-sistema que caracteriza a las culturas punk y para ser alternativos tendrían que tener una propuesta musical "alterna" a algo, no con fórmulas probadas, que es el caso.
  2. The Jonas Brothers: con más conciencia que los arriba mencionados, estos muchachos se autodenominan "pop rock", pero en mi modesta opinión el "rock" les sale sobrando. ¿Por qué? ¿Qué "mismo" es el rock? Responder definitivamente no es sencillo y habría que apelar a más de 50 años de historia, pero digamos a grosso modo que, los orígenes comunes de los géneros rock se encuentran y permanecen en comunidades marginadas como las segregadas minorías afroamericanas que inventaron el jazz y el blues, y que desde siempre se caracterizó por ser transgresor y portar mensajes de rebeldía e inconformidad, que definitivamente no están presentes en este producto, ni a nivel lírico ni musical.
  3. Tokio Hotel: en su Myspace, etiquetados simplemente como "rock", en este caso a los alemanes les faltó agregar el "pop", ya que si bien no se puede negar que su música tiene sonidos interesantes, sobre todo de la tendencia glam de los 80 -la cual desarrolló uno de los lados comerciales del rock-, su apariencia innecesariamente exagerada denota un afán vehemente por posicionar un producto, más que una propuesta artística. Por momentos el sonido recuerda a algunas canciones del disco más reciente de Bullet for my Valentine, pero estos úlimos, si bien son hasta cierto punto comerciales, tienen un estilo y una actitud decididamente metal. Aclaración: todos los Tokio Hotel son varones, Sí, todos.
  4. Kudai: aquí lo que sale sobrando es la imagen pseudo "dark" de un cuarteto que podría llamarse "boyband" ya que ni siquiera ejecutan instrumentos, de no ser por la presencia de las dos chicas. No hay absolutamente nada en esta agrupación que pueda merecer la etiqueta "rock" y tampoco -mucho ojo- la de "emo". Ya mencionamos en otro artículo que el emo aparece dentro del hardcore, cuando se incorporan líricas y sonidos introspectivos. No creo que alguien se atreva a decir que Kudai tiene orígenes hardcore -o que los integrantes del grupo sepan a qué se refiere el término-. Sencillamente insultante la etiqueta "rock" en su Myspace. Como bonus, su nuevo disco se llama "nadha". Sigue la destrucción deliberada del castellano.
Evidentemente este no es un hate post que repita la tendencia generalizada a criticar a los artistas por su apariencia o preferencias estéticas, las cuales suelen obedecer a las políticas de la disquera o management, según los estudios de mercado que han realizado. Más bien se trata de hacer hincapié en el hecho de que estos productos muchas veces ostentan etiquetas aplicadas irreflexivamente, desnaturalizando la esencia de los géneros con los que forzadamente se los quiere identificar, lo cual, debido al proceso masivo de difusión comercial que tienen, lleva a situaciones como la que actualmente se ha suscitado en torno a los llamados "emo": esta palabra, que como dijimos, se refiere a una tendencia dentro del hardcore, ahora nos trae a la mente una moda de tonalidad fucsia y apariencia andrógina, de modo que si, por ejemplo, From Autumn to Ashes se cataloga como "emocore" creemos que debe ser porque se trata de un grupo de escuálidos muchachos con negros cabellos cubriéndoles el rostro, cuando en realidad se trata de una banda de hardcore de vanguardia cuyo cantante tiene más bien una apariencia "geek".

La tolerancia implica el reconocimiento de espacios de crecimiento cultural para todos, y también para quienes llevan un estilo de vida radicalmente opuesto al nuestro. Si hay público para el pop, el reggaeton y la tecnocumbia, pues está muy bien, la nueva Constitución garantiza la libertad estética. Pero robar conceptos surgidos en un entorno contra-cultural y manosearlos sin ética hasta que pierden todo rastro de su esencia, es invadir la libertad de quienes viven con convicción auténtica en esos medios alternativos. Hay cosas como Belanova, que si bien me resultaría imposible entender y apreciar, al menos asumen su propia condición de producto para el consumo, sin insultar universos que no conocern ni de lejos.

----------
Sugerencias de antídotos para el aletargamiento neuronal: Darkest Hour, Comeback Kid, Arch Enemy.